O LECER | Hoy hablamos con… Alba, nuestra cocinera
51857
post-template-default,single,single-post,postid-51857,single-format-gallery,qode-core-1.0.3,ajax_fade,page_not_loaded,,brick-ver-1.7.1, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive

Hoy hablamos con… Alba, nuestra cocinera

Hoy hablamos con… Alba, nuestra cocinera

Carmen y Alba

Ya lo decía Epicuro: “Goza inteligentemente de los placeres de la mesa” y eso es lo que Alba les transmite a nuestros residentes desde que se incorporó al equipo el pasado mes de septiembre.

 

Su filosofía de trabajo se basa en buscar el equilibrio perfecto entre una dieta saludable y unas recetas apetitosas de las cuales disfrutar como niños: “los menús están aprobados por el médico y son  equilibrados, pero al mismo tiempo tratamos de adaptarnos a sus gustos y darles un mimo de vez en cuando”.

 

En nuestro hogar residencial le damos máxima importancia a la ACP (Atención centrada en la persona) y por tanto, tenemos muy en cuenta los gustos de os lecereños en todos los ámbitos. Esto está muy presente en la cocina, como bien nos cuenta Alba, “siempre intento adaptarme a ellos. Por la mañana les digo lo que vamos a comer y ellos me hacen sugerencias. Si, por ejemplo, hay chocos, pues igual uno me los pide en su tinta, otra con patatas…adapto el mismo plato al gusto de cada uno. Es importante tenerlo en cuenta porque para ellos la comida es uno de sus mayores momentos de disfrute”.

Carmen

“Para mí O Lecer es un hogar, una familia”

Además, nuestros mayores participan muchísimo dentro de la cocina, pelando patatas, picando fruta, haciendo sugerencias, “me ayudan un montón. Por supuesto los que quieren y les apetece, siempre respetamos su opinión”, apostilla Alba. Aunque en general, todo lo que tenga que ver con la cocina es una actividad muy bien recibida, “el otro día, por ejemplo, les hice una masa de rosquillas para que ellos manipularan y las hicieran. A ver, ellos tienen algunas limitaciones en lo referente a la movilidad de las manos, empezaron siendo rosquillas y acabaron siendo buñuelos”, cuenta Alba entre risas, “pero oye, está rico igual y ellos quedan contentísimos porque han participado en la elaboración. Participan en todo el proceso, en las sugerencias, en la elaboración…esto es una convivencia. Es la primera vez que trabajo en un hogar para mayores y desde que trabajo aquí ha cambiado totalmente la idea que en mi cabeza tenía de las residencias. Para mí O Lecer es un hogar, una familia”.

 

Alba es muy dinámica y a pesar de que tan sólo lleva 6 meses como cocinera de O Lecer, rápidamente se ha adaptado a nosotros, “estoy muy contenta, encantada, sobre todo por el ambiente, tanto con las compañeras y compañeros como con los residentes. Son muy cariñosos, todos participan.” Además, a nivel profesional también ha supuesto una mejora para ella: “aquí los platos son míos, son de mi propia creación. En un restaurante se trabaja por producción y tú la producción la tienes prácticamente hecha, cada uno hace una parte del plato así que realmente no es tu plato y aquí son mis platos, tengo libertad para proponer recetas y menús, lo decidimos entre todos. ”

Haciendo rosquillas/ buñuelos

La cocina da mucho juego a la hora de organizar actividades, sobre todo en lo referente a las fiestas tradicionales ya que todas tienen algo que ver con la comida; ¡en breves podremos disfrutar de las orejas de carnaval! Y además, Alba ha llegado a O Lecer con muchas ganas de probar cosas nuevas. Una idea que tiene en mente es hacer una especie de showcooking, es decir, que ellos vean como ella prepara un plato y luego que lo intenten realizar ellos, adaptando la actividad a sus capacidades.

“Yo a eso le llamo mimos y me parecen importantísimos

a todos los niveles, en casa,en el trabajo, en la cocina”

 

En lo que respecta a los platos favoritos, Alba lo tiene claro, lo que más le gusta a nuestros residentes son los guisos, los arroces y desde hace unos meses también el pisto, “cada vez comen más verduras, yo las utilizo mucho en mis platos”. Pero lo que realmente les vuelve locos son los postres y a Alba le encanta hacerlos “usamos estevia y edulcorante para controlar el nivel de azúcar y tenemos en cuenta todo tipo de intolerancias y alergias. Además, intento ir variando los postres para que prueben cosas diferentes.”Aunque uno de los postres preferidos y que más le piden que haga son las milhojas de pasta filo con mascarpone, “la primera capa va caramelizada y con almendritas y les sorprende mucho el crujiente y las diferentes texturas”

 

La cocina de nuestro hogar está llena de vida y de ganas y en ella se mezclan la cocina moderna y los sabores más tradicionales y Alba cuida de que todo fluya en perfecta armonía cuidando todos los detalles, “si tengo tiempo intento ponerles el plato lo más bonito posible. Las carrilleras se las pinto con una reducción de oporto; si les voy a poner una manzana, se la corto en 7 trozos , le pongo un toque de caramelo y un par de gajos de naranja para que el plato se vea más colorido y apetecible, es una manera de que coman más alimentos. Yo a eso le llamo mimos y me parecen importantísimos a todos los niveles, en casa, en el trabajo, en la cocina” ¡Y nosotros encantados que estamos de recibir tus mimos, Alba!

 

Pelando patatas

 

 

1 Comment
  • María Cristina Gutiérrez peleteiro
    Responder

    Estupenda entrevista. Mi enhorabuena Alba, me parece muy creativo y muy hermosas tus propuestas, además de riquiiisimas, al menos eso me dice mi madre, que està encantada.

    febrero 23, 2017 at 9:10 pm

Post a Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies